Empresas de la Edad de Oro de los Videojuegos Españoles III

Alt

Opera Soft fue una de las más importantes empresas de videojuegos de la edad de oro del soft español.

Historia

Opera nace en 1986, y sus socios fundadores fueron el propio equipo de desarrollo de Indescomp: Pedro Ruiz, como director, Paco Suárez, investigación y desarrollo, Jose Ramón Fernández Maqueira, dirección administrativa y comercial, Carlos Alberto Díaz de Castro, Jefe del equipo de grafistas y José Antonio Morales Ortega, jefe del equipo de desarrollo de videojuegos. Tenían todo preparado, una oferta de oficina a buen precio en Lavapiés, pero no acababan de dar con un nombre comercial. En eso les llega una oferta mejor en la zona de Opera, y de ahí nace el nombre de Opera Soft. Su primera sede es en la Plaza Santa Catalina de los Donados 3, 4 derecha en Madrid como puede apreciarse en la carátula de Cosa Nostra. Era una antigua academia de baile con suelo de madera y balcones a la calle.​ Posteriormente se instalaron en un chalet en la calle Gustavo Fernández Balbuena 25 del barrio de Chamartín en Madrid​ y allí continuaron hasta su desaparición en 1992.

Philips Ibérica había contactado con Indescomp, que estaba convirtiéndose en Amstrad España, para que desarrollaran una Interfaz gráfica de usuario para sus MSX2. El equipo no estaba muy contento con el rumbo que estaban tomando las ventas de soft y llegaron a un acuerdo. Philips les facilita un Philips Microprocessor Development System (el mismo equipo que tenían en Indescomp: un por entonces superordenador basado en Motorola 68000 que permitía emular las máquinas del mercado y cuyo precio rondaba los 7 millones de pesetas) y ellos realizan el entorno y le facilitan gratuitamente las versiones MSX de sus juegos. Cierran el acuerdo y se lanzan a la aventura, siendo muy jóvenes, de crear su propia compañía de videojuegos y hacer las cosas a su manera.

El primer título con el que Opera Soft comenzó su andadura como desarrolladora de videojuegos fue Livingstone Supongo. Al contrario de lo que solía pasar con otras empresas, Opera sí obtuvo éxito en su estreno. Su título más importante fue probablemente La abadía del crimen.

Además de desarrollar videojuegos hizo incursiones en el software vertical. Philips Ibérica les encarga una interfaz gráfica de usuario que pueda competir con el Hibrid de Sony (que se encuentra principalmente en sus Sony HB-F500 y Sony HB-F700 en España) y en 1989 se incluye con el Philips NMS 8250 el EGOS, junto con el paquete ofimático en español Ease de serie (procesador de textos, base de datos, hoja de cálculo, editor gráfico, agenda y calculadora). Además realizaron un programa de contabilidad para el Banco Exterior de España.

Como otras muchas empresas españolas, no se adaptó al cambio generacional y acabó desapareciendo a principios de los 90 con la aparición y expansión de videojuegos de 16 bits. Algunos de sus miembros (como José Vicente Pons o Eduardo Beiber) formaron la desarrolladora COMIX. Más tarde José Vicente Pons se hizo cargo de Exelweiss, la cual hizo juegos como Goody ReturnsLivingstone, Lost Again, continuadores de dos clásicos de Opera Soft.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: